Skip to main content
main content, press tab to continue
Artículo

La gestión del riesgo en la transformación digital

Por Jorge Mario Gómez Jaramillo | Enero 19, 2022

Midiendo la incertidumbre del riesgo digital, como resultado no deseado y a menudo inesperado.
Aerospace|Affinity|Corporate Risk Tools and Technology|Environmental Risks|Work Transformation|Health and Benefits|Inclusion-and-Diversity|Property Risk and Insurance Solutions
N/A

El Foro Económico Mundial (WEF) señala que la Cuarta Revolución Industrial fue acelerada por el COVID-19, expandiendo la interacción humana en el universo digital, el comercio electrónico, la educación en línea y el trabajo remoto. Estos cambios seguro que tendrán un impacto en la sociedad mucho después de la pandemia y prometen enormes beneficios como ya lo son la capacidad de teletrabajo y el rápido desarrollo de vacunas. Pero antes de plantear un aporte frente a lo que representa esto para las personas y las organizaciones es importante definir lo que es un riesgo digital.

El riesgo digital puede ser definido como el resultado no deseado, y a menudo inesperado, derivado de la transformación digital, la adopción de tecnologías y el incumplimiento del logro de los objetivos comerciales. Para identificar las áreas más vulnerables en sus ecosistemas y respaldar esfuerzos de protección de riesgos altamente focalizados, hemos planteado una lista de riesgos, desde la categorización de cuatro (4) grandes inductores: Personas, Datos, Procesos, y Tecnología.

Personas

  1. La brecha e inclusión digital: Una brecha digital cada vez mayor puede empeorar las fracturas sociales ya existentes, y socavar las perspectivas de una recuperación inclusiva. El progreso hacia la inclusión digital se ve amenazado por la creciente dependencia que se acelera rápidamente, la automatización, la supresión y la manipulación de información, además de las lagunas en la regulación de la tecnología y en habilidades y capacidades tecnológicas. La paradoja es que se vislumbran oportunidades para algunos jóvenes, pero también desigualdades y desafíos para otros en educación, perspectivas económicas y salud mental.
  2. Riesgo de la fatiga por el cambio: Es el riesgo de que la frecuencia y el volumen de las iniciativas de cambio influyan en la fatiga de los empleados y disminuya su productividad.
  3. La cultura organizacional: La organización debe ser consciente de su estado de madurez digital y los elementos que afectan el éxito del viaje, incluida la cultura organizacional, la preparación del equipo directivo y de los empleados, la disposición para adoptar y fomentar la innovación, la calidad del negocio, la automatización de los procesos y la preparación de la división de TI. Todas estas dimensiones no son menos importantes que la dimensión tecnológica en sí misma.
  4. La Gestión del Cambio: Las empresas deben acompañar la implementación del cambio en los comportamientos de liderazgo, y para ello deben establecer las brechas para reconocer impactos en la estrategia, procesos, estructura, personas, liderazgo, tecnología y cultura que se desea cambiar. Se necesita algo más que tecnología para fomentar la colaboración entre unidades de negocio. Las nuevas tecnologías deberían mejorar y facilitar el desarrollo de nuevos procesos comerciales en todas las unidades, cultivar una cultura de colaboración y alentar y empoderar a los empleados del conocimiento.
  5. Expectativas de los clientes razonables: El cambio como parte de la estrategia de crecimiento debe contar con objetivos medibles. Las expectativas de los clientes son una de las principales fuerzas impulsoras de la inversión en innovación. Pero la organización debe desarrollar expectativas razonables con respecto a los cambios que se pueden lograr en el corto plazo.
  6. Fácil ingreso de la competencia: Desde la perspectiva organizacional, es importante estar siempre consciente del hecho de que la transformación digital afecta a todas las partes de la organización. Los competidores también entienden esto, y las nuevas empresas representan una amenaza para todas las organizaciones, grandes o pequeñas.
  7. Una ventaja competitiva real: La implementación de tecnologías digitales permite a las organizaciones llegar a una amplia clientela, ingresar a nuevos lugares con mayor facilidad y responder de manera más rápida y flexible a las necesidades de los clientes. Todo ello con una inversión de recursos relativamente baja. Sin embargo, en última instancia, los gerentes de la organización deben asegurarse de que el potencial de la transformación digital se traduzca en una ventaja competitiva real: que las tecnologías digitales aumenten su agilidad comercial y mejoren la forma en que la organización realiza negocios y se conecta con sus clientes.

Datos

  1. No aprovechar bien los datos: Puede decirse que éste es el combustible que impulsa la transformación digital, proporcionando nuevas formas de mejorar los procesos de toma de decisiones en tiempo real e incluso convirtiendo los datos en una nueva fuente de ingresos. Pero se puede presentar el riesgo de que la cantidad de datos se vuelva abrumadora conduciendo a conclusiones erróneas debido a análisis inexactos o a la falta de recursos para analizar los mismos.
  2. Privacidad de datos: Se refiere a cualquier riesgo que afecte a la protección de datos sensibles. Como información de identificación personal, información financiera, etc.
  3. Fuga de datos: Las filtraciones de datos son exposiciones accidentales de datos privados que podrían convertirse en filtraciones de datos. A medida que el panorama digital se expande, el ciclo de vida de los datos se acelera, creando más instancias de datos en uso, datos en tránsito y datos en reposo. La seguridad de los datos es difícil de mantener en condiciones tan dinámicas, lo que hace que la fuga de datos sea inevitable durante la transformación digital.

Procesos

  1. Riesgo regulatorio: Las nuevas tecnologías, los nuevos productos y la nueva distribución brindan una gran cantidad de oportunidades, pero también nuevas exposiciones regulatorias. Las empresas deberán asegurarse de mantenerse al tanto de la implementación de sistemas de gestión de riesgos adecuados y satisfactorios. Los riesgos de incumplimiento se refieren a malas prácticas que infringen los estándares de cumplimiento normativo. El incumplimiento de los proveedores también podría afectar negativamente los esfuerzos de protección de riesgos digitales.
  2. Riesgo de terceros: Todos los riesgos asociados con proveedores externos podrían incluir vulnerabilidades del ecosistema, infracciones de terceros por incumplimiento y robo de propiedad intelectual.
  3. Automatización de procesos: Se refiere a problemas de compatibilidad que surgen cuando se modifican los procesos de automatización o cuando se introducen nuevos procesos (también pueden afectar los riesgos tecnológicos).

Tecnología

  1. Tecnología en la nube: Riesgos que afectan a sistemas, procesos y personas. Esto podría deberse a incompatibilidades tecnológicas, errores y fallas. La organización debe considerar cuidadosamente las tecnologías apropiadas para sus objetivos comerciales y para los desafíos que enfrenta, de manera que le permitan actuar de manera eficiente, disponible y eficaz, y en sintonía con la era digital.
  2. La seguridad cibernética: Riesgos relacionados con el acceso no autorizado a recursos sensibles y violaciones de datos. Estos podrían incluir tanto los riesgos inherentes y los riesgos residuales. Cada vez son más habituales, y pueden poner en jaque al sistema informático de la empresa, por lo que resulta importante tener mecanismos para evitarlos.
  3. Resiliencia y continuidad tecnológica: Riesgos que afectan la disponibilidad de los servicios comerciales después de una interrupción, como una caída del servidor o violaciones de datos o un ataque cibernético.

Algunos riesgos, de no sumarse a la transformación digital, pueden ser para las empresas motivo de estancamiento y generar situaciones como:

  • Obviar las mejoras en la experiencia del cliente.
  • Incumplir las perspectivas de los clientes.
  • Perder capacidad de crecimiento.
  • Perder la oportunidad de acoger nuevas formas de organizarse.
  • Perder terreno frente a sus competidores.
  • Aumento del estado de incertidumbre frente a agentes externos.
  • Pérdida de competencias digitales: la orientación al cliente, la visión global de la estrategia digital, la reducción de los plazos para la toma de decisiones, etc.
  • Pérdida de oportunidades de negocio: la fidelización de clientes es menos probable y más lenta.
  • No se introducen mejoras en la productividad y la toma de decisiones resulta menos efectiva; no se fomenta el trabajo en equipo.
  • Precios elevados y pocas posibilidades de reducirlos,
  • Dificultades para atraer talento.

Si usted está en la búsqueda de una solución de riesgos y seguros lo invitamos a ponerse en contacto con el equipo de especialistas de Willis Towers Watson Colombia para entregarle más detalles sobre nuestros servicios de consultoría en gestión de riesgos y los seguros necesarios en la transformación digital.

Bibliografía

  • ISO 31000:2018 – Gestión del Riesgo – Directrices
  • Henka Consulting – Certificación: Change Management Consultant, Medellín diciembre de 2020
  • World Economic Forum – The Global Risks Report, 16th Edition (2021).
Autor


Gerente de Riesgos y Continuidad de Willis Towers Watson Consultores Colombia, con más de 30 años en el sector asegurador en materia de Consultoría en Gestión de Riesgos, Continuidad y Crisis aplicado a Empresas, Proyectos y otros ámbitos de aplicación. Ingeniero Civil de la Universidad EIA con Posgrados en Mercadeo y en Riesgos y Seguros de la Universidad EAFIT, Magister en Dirección de Proyectos de la Universidad Villa del Mar, Certificado en: Master Business Continuity Professional (MBCP), ISO 31000 Risk Manager (PECB), Auditor Líder BS25999-2 del BSI (transición ISO 22301), Asesor en BCMM (Nivel de Madurez de la Continuidad), Auditor Líder de ISO 28000 y Auditor Líder de ISO 28001 / OEA, Advanced Corporate Risk & Crisis Management, y Change Management Consultant.

Contact us