Skip to main content
Artículo

Los riesgos y oportunidades de las empresas Fintech

Affinity|Risk & Analytics|Cyber Risk Management|Financial, Executive and Professional Risks (FINEX)
N/A

Por Jorge Mario Gómez Jaramillo | Octubre 5, 2021

La disrupción tecnológica de la industria financiera enfrenta diferentes exposiciones no contempladas en los productos de las instituciones financieras tradicionales.

La innovación tecnológica en los procesos financieros ha incursionado, logrando crear un nuevo sector denominado “Fintech”, para cubrir necesidades de financiamiento, sistemas de pagos, remesas, asesoría financiera, comparadores de productos, incluso productos totalmente revolucionarios como bitcoin y blockchain.

En este sentido, este nuevo sector está contribuyendo a la inclusión financiera, ya que su mercado principal es no bancarizado, lo cual les permite alcanzar segmentos de la población donde, por ejemplo, no se cuenta con una sucursal bancaria tradicional y, al ofrecer en su mayoría servicios disponibles en línea, facilitan el acceso a servicios financieros tradicionales y también a los mecanismos de financiamiento alternativos.

Si bien es cierto que los consumidores han logrado acceder a una mayor y más diversa cantidad de servicios financieros, también lo es el hecho de que en medio de esta diversificación de actividades y procesos existen riesgos que se deben evaluar, gestionar y reducir. En este sentido, los riesgos mayormente identificados en el sector son:

  1. Riesgo regulatorio: La nueva tecnología, los nuevos productos y la nueva distribución brindan una gran cantidad de oportunidades, pero también nuevas exposiciones regulatorias. Las empresas de tecnología financiera deberán asegurarse de mantenerse al tanto de la implementación de sistemas de gestión de riesgos adecuados y satisfactorios. A medida que evolucione el mercado, también lo hará el entorno regulatorio, y un riesgo importante para estas compañías será mantenerse al día con las últimas actualizaciones de los reguladores. Las Fintech también tendrán que considerar diferentes regulaciones en múltiples territorios en caso de que operen a nivel internacional.
  2. Disponibilidad tecnológica: Se trata de empresas que dependen totalmente de la tecnología para funcionar, tanto de la que tenemos hoy como la que vendrá en el futuro. La tecnología innovadora es esencial para las Fintech, pues así es como han irrumpido en los servicios financieros tradicionales, pero esta gran dependencia de la infraestructura tecnológica significa que las empresas pueden ser vulnerables. La falla de la tecnología puede significar que los clientes no pueden acceder a los servicios, lo que resulta en la pérdida de ingresos o clientes.
  3. Ciberataques: Cada vez son más habituales, y pueden poner en jaque al sistema informático de la empresa, por lo que resulta importante tener mecanismos para evitarlos.
  4. Recursos y talento digital: Las Fintech necesitan personas bien formadas en este nuevo ecosistema digital, ya que es posible que quienes han trabajado en la banca tradicional tengan conocimientos del oficio pero no necesariamente estén listos para el cambio.
  5. Financiero - Monetizar el modelo de negocio: Es uno de los riesgos más importantes. El modelo de negocio de la Fintech tiene que ser lo suficientemente estable para garantizar que va a ganar dinero con el tiempo. Es el punto de equilibrio financiero en el que una compañía tiene que empezar a ganar dinero. Tiene que estar equilibrado, para que la empresa emergente esté lo suficientemente asentada. Esta realidad hace del riesgo financiero una de las principales amenazas de las Fintech, que necesitan apuntar a la estabilidad y cuidar de su reputación para ampliar la cartera de clientes.
  6. Riesgo operacional: Está relacionado con procesos defectuosos, fallas humanas y otros problemas operativos que generan pérdidas. En las Fintech, este riesgo es latente si no se emplean sistemas, softwares y tecnologías de calidad que permiten optimizar y sistematizar diferentes tareas: las amenazas operacionales pueden llevar a interrupciones del servicio y otros problemas que afectan sustancialmente la experiencia del usuario.
  7. Responsabilidad profesional: El asesoramiento negligente y las fallas en los servicios al cliente son riesgos comunes para cualquier empresa que brinde servicios financieros, especialmente para las Fintech que ofrecen nuevos productos financieros a través de nuevos modelos de distribución. También pueden depender de contratistas externos, lo que agrega un riesgo de responsabilidad adicional debido a la negligencia de terceros.
  8. Riesgo de fraude: El fraude a las transacciones financieras y las diferentes amenazas de piratería cibernética son elementos de riesgo que deben tener muy en cuenta: de hecho, que estas organizaciones se vean asociadas a operaciones fraudulentas y delitos, evidencia la falta de sistemas de seguridad y una débil regulación interna, entre otros aspectos que afectan la imagen y la viabilidad del negocio. Estos son algunos de los fraudes que suelen cometerse en el ecosistema Fintech y que, por lo tanto, sse deben prevenir:
    • Estafas asociadas al crowdfunding: El crowdfunding es una práctica creciente que consiste en la financiación de proyectos de manera colectiva y flexible por medio de plataformas y mecanismos en línea: precisamente, el servicio de intermediación o los recursos tecnológicos para estas transacciones pueden ser ofrecidos por las Fintech. Por ese motivo, estas empresas se ven afectadas en caso de que un determinado proyecto sea fraudulento, debido a que no retribuye o paga a los inversores los montos, porcentajes y comisiones acordadas. Ahora bien, para no estar en el medio de delitos de este tipo ni servir como facilitadoras de los criminales, las Fintech necesitan establecer regulaciones claras en estos intercambios y disponer de mecanismos de protección para todas las partes involucradas.
    • Robos de identidad y transacciones no autorizadas: El acceso por parte de usuarios no autorizados —lo cual puede derivar en transacciones fraudulentas— es otro riesgo que deben identificar y prevenir las Fintech. ¿Cómo lograrlo? Mediante tecnologías de validación de identidad, las cuales incluyen recursos como las pruebas biométricas y el reconocimiento óptico de caracteres.
  9. Riesgo de Lavado de activos: Uso de servicios para lavado de dinero. Al tratarse de un sector tradicional y, por supuesto, con muchos más años de experiencia, la auditoría y el análisis de la banca convencional suele ser mucho mayor que el de las Fintech. Ello alienta a muchos delincuentes a apuntar hacia este mercado emergente para lavar activos y practicar otros delitos financieros condenados y castigados a nivel internacional. En este sentido, la validación de antecedentes de clientes y las revisiones de las dinámicas de transacciones son algunas de las acciones que les permiten evitar la recepción de dinero ilegal y el trato comercial con criminales.
  10. Riesgo reputacional: No es más que el daño en la reputación de una empresa, el cual conlleva pérdida de capital o participación en el mercado, entre otras consecuencias negativas. En este sector, el cambio de percepción de los usuarios y diferentes actores obedece principalmente a los fraudes y estafas antes mencionadas. Si una Fintech no blinda sus mecanismos de seguridad y uno de sus instrumentos, servicios o productos es vulnerado por delincuentes, su transparencia podría estar en tela de juicio y, al mismo tiempo, sus usuarios perderían confianza de manera inevitable: para estos startups, los daños reputacionales son especialmente complejos y riesgosos. Además de limitar la cuota de mercado, una mala reputación afecta las relaciones con aliados comerciales y prestadores de servicios fundamentales para el desarrollo de la actividad y las operaciones.

Como muchas empresas emergentes en la intersección de la tecnología y la industria, no es probable que estas encuentren todas sus exposiciones cubiertas en una sola póliza. Las pólizas de las instituciones financieras tradicionales no cubren la responsabilidad derivada de la falla de la tecnología, la responsabilidad del subcontratista o la infracción de la propiedad intelectual, mientras que las pólizas de tecnología no cubren las exposiciones derivadas de la provisión de productos o asesoramiento de servicios financieros y es poco probable que ofrezcan la D&O cobertura que la mayoría de las organizaciones financieras esperarían.

Las empresas de tecnología financiera necesitarán una política específica para gestionar sus riesgos cambiantes. Una “Póliza de Fintech” debe ofrecer cobertura tanto para la responsabilidad derivada de los servicios financieros y los servicios tecnológicos, como para la responsabilidad de la administración, el robo de fondos y la cobertura cibernética.

Autor


Gerente de Riesgos y Continuidad de Willis Towers Watson Consultores Colombia, con más de 30 años en el sector asegurador en materia de Consultoría en Gestión de Riesgos, Continuidad y Crisis aplicado a Empresas, Proyectos y otros ámbitos de aplicación. Ingeniero Civil de la Universidad EIA con Posgrados en Mercadeo y en Riesgos y Seguros de la Universidad EAFIT, Magister en Dirección de Proyectos de la Universidad Villa del Mar, Certificado en: Master Business Continuity Professional (MBCP), ISO 31000 Risk Manager (PECB), Auditor Líder BS25999-2 del BSI (transición ISO 22301), Asesor en BCMM (Nivel de Madurez de la Continuidad), Auditor Líder de ISO 28000 y Auditor Líder de ISO 28001 / OEA, Advanced Corporate Risk & Crisis Management, y Change Management Consultant.

Contact Us